El sábado 19 de octubre regresamos a retar a los guerreros de la capital del país en un pueblo de Cundinamarca llamado Cucunubá.

La distancia de la ciudad no fue ningún impedimento, ya que fue un campo de batalla rodeado de hermosos paisajes que sin duda desconectaron a todos los guerreros de su rutina y los llevó a conocer nuevos lugares. 

Allí los esperaban nuestros obstáculos, una área social para recargarse de energía y entrar motivados a desafiar sus límites en la carrera. 

El equipo de Desafío de Guerreros los esperamos desde muy temprano para comenzar con esta jornada llena de adrenalina. La primera ola de salida corrió a las 9:00 a.m. y de ahí en adelante se comenzó a vivir un día diferente para todos los que estábamos en la batalla.

El ambiente de este día es familiar ya que muchas personas llegan a acompañar a los corredores para darles ánimo y recibirlos en la llegada.

Estar presente es contagiarse de la adrenalina y sobre todo de energía para dar gritos de aliento y aplausos a cada guerrero que esta superando algún obstáculo.

Todas las batallas son diferentes y sin duda cada una es muy especial. A todos los guerreros que se atrevieron a desafiar sus límites físicos y mentales del “no puedo”, los felicitamos porque con esta experiencia se demostraron de lo que son capaces. 

Esperamos que se motiven a incluir el deporte en sus vidas y que se sigan preparando para una próxima aventura de Desafío de Guerreros. 

Inscríbete Ya!