Con el avance de las tecnologías y un mundo en constante cambio, las habilidades requeridas en el entorno laboral se van transformando; aunque lo técnico es importante, hay otras características que no deben descuidarse.

Las organizaciones requieren profesionales integrales, es decir, personas con una buena y sólida formación académica, pero que cuenten con habilidades sociales que les permitan integrarse bien al equipo de trabajo y aportar en su día a día. Las empresas saben que contar con un excelente capital humano, les permitirá marcar la diferencia y alcanzar el liderazgo en el mercado. 

Cuando hablamos de habilidades, no solo hay que referirse a conocimientos técnicos; los reclutadores últimamente distinguen entre lo que el mundo a denominado como competencias sociales y habilidades técnicas. Estas últimas son los conocimientos específicos que se adoptan a lo largo de la formación académica y profesional. Sin embargo, las competencias sociales son el conjunto de talentos personales que ayudan a trabajar en equipo, comunicarse con el resto y resolver problemas.

Algunas características de las competencia sociales son: comunicación y asertividad, control del estrés, escucha activa, adaptación al cambio y trabajo en equipo.

Incorporar ciertos hábitos internos puede marcar la diferencia al momento de tener que sobrellevar tiempos de presión laboral. Las dificultades a las que se enfrentan diariamente los ejecutivos y profesionales son las de romper paradigmas, salir de su zona de confort, salirse del concepto de “jefe” para iniciar en el de “líder”.

Es por esto que fortalecer este tipo de competencias en el equipo de trabajo, puede tener importantes retribuciones ya que mejora el clima laboral, fideliza el capital humano de la organización y las relaciones interpersonales serán mucho más productivas.

Para alimentar estas características que nos hacen únicos como seres humanos, existe una nueva e innovadora competencia que brinda una experiencia vivencial que perdura en el tiempo y que enseña a sus participantes a fortalecer este tipo de competencias sociales como liderazgo, integración y trabajo en equipo, enseñándoles a dar lo mejor de sí mismos.

La competencia es Desafío de Guerreros, consta de una carrera de 3 kilómetros con 10 obstáculos por equipo, enfrentándolos a situaciones desafiantes que los pondrán a prueba y es ahí donde sus competencias sociales deberán ser utilizadas. Además, se realizan 5 actividades grupales que fomentan el deporte y la competencia. Lo mejor de la carrera es poder salir de la rutina estando en un espacio campestre, desconectados del tráfico, el ruido y la carga laboral.

Si quieres brindarles a tus trabajadores una experiencia diferente y recreativa no dudes en participar con tu empresa en Desafío de Guerreros, para reforzar todas las competencias sociales a cualquier equipo de trabajo. Además, si deseas darle cumplimiento a la Ley 1857 de 2017 de implementación de jornada familiar, Desafío de Guerreros es una excelente opción para que exista una integración empresarial junto con la familia.

Algunos empresas que han enfrentado el Desafío Empresarial son: la Policía Nacional, Universidad del Rosario, Colmédica, Colsubsidio, LG Electronics, Johnson & Johnson y Decathlon entre muchos otros.

Inscríbete Ya!