En otro de los artículos hemos hablado sobre el por qué deberí­amos experimentar por lo menos alguna vez una carrera de obstáculos.

Superar los miedos, experimentar actividad física cerca de la naturaleza, sentirte cómodo en la incomodidad son algunos de los motivos, pero principalmente psíquicos.

Hoy les voy a hablar del por qué medirnos al momento de realizar alguna actividad física, sobre todo aquellos atletas que vienen de distintas disciplinas desde hace un tiempo considerable y han competido, como el running, el trail running, la natación, el ciclismo, etc.

Históricamente en el mundo del fitness se consideraba los atletas en mejor forma, a todos aquellos que poseían una excelente resistencia en primera instancia, como maratonistas, triatletas, nadadores. Ahora la pregunta que me hago es: ¿qué hay de la evaluación y consideración de la fuerza, potencia, velocidad, equilibrio y precisión al momento de realizar actividad fí­sica?

En una maratón, una carrera de aguas abiertas o una carrera de ciclismo, la principal capacidad que está en juego y se evalúa, es la resistencia. En una carrera de obstáculos no solo se evalúa este aspecto, si no también: la fuerza (al llevar una bolsa con kg a lo largo de 100mts, al treparse a una soga), el equilibrio (al intentar superar esos troncos haciendo las de puente en un pozo lleno de barro), la precisión (al saltar y caer en el lugar indicado) y la coordinación (al superar todas esas cubiertas en forma de hilera), etc.

Considero que todo atleta debe trabajar de manera proporcional  y/o estimular todas las características físicas que posee el cuerpo humano: fuerza, potencia, equilibrio, coordinación etc, y no solo resistencia. Estos planes de entrenamiento no son solo supeditados a los atletas de élite. Y luego así­ ¡qué mejor que medirnos en una carrera de obstáculos!

by @rozentalsebastian
globalcoach

 

Inscríbete Ya!